Quizás sea porque es el último

Rugby: Seleccionado Mayor

A un par de días del debut del “Trébol” en lo que será por ahora el último Campeonato Argentino, te contamos las sensaciones de lo que significa la camiseta del Seleccionado Mayor de Mar del Plata para Hand Off.

Por Rodrigo Barcia

Uno de los primeros recuerdos que tengo cómo periodista es el partido que Mar del Plata le ganó a Uruguay en la Villa Marista. De ese cotejo todavía guardo el recuerdo de un campo de juego abarrotado de gente, de la banda del ejercito tocando el himno y de un triunfo muy lindo que reflejé en una nota bastante floja de papeles y que es una de las primeras que se publicaron en Hand Off.

Desde ese día me enamoré del Seleccionado. El “Trébol” es la representación de una identidad colectiva, a veces tapada por los clubes, que nos identifica a todos los que amamos y trabajamos por el Rugby de nuestra Unión. Es el equipo por el cual hay que hinchar siempre, más allá del color que pueda tener tu corazón.

Quizás sea porque este es el último Argentino de Selecciones, por ahora, que me dieron ganas de escribir. Será porque el capitán de este equipo que dentro de dos sábados se vuelve a enfrentar a Uruguay me dijo, post Pumitas, qué “Queremos quedar en la historia por dejar a Mar del Plata en Primera en el último Argentino”, que me vuelvo a ilusionar cómo todos los años que me toca cubrir los partidos de local del Seleccionado.

Rodrigo Iza, todo un referente del Trébol (Foto: Cintia Ricca Bramajo)

Y no es casualidad que lo haga. Porque tenemos un muy buen grupo de entrenadores, que vienen trabajando desde hace un tiempo y con una buena base de jugadores, amalgamando los mejores valores de nuestro rugby, ampliando la base y, con ello, la competencia interna y formando un grupo humano que se sostiene en los jugadores con más experiencia.

Son ellos, los más experimentados, los que demostraron frente a Pumitas que están más vigentes que nunca y que tienen la espalda ancha para sostener el sueño de volver a ser de primera, aunque el año que vienen te saquen la oportunidad de codearte con los mejores del país.

También están los más pibes que empujan y los jugadores que hacen más de 200 km para estar en un entrenamiento con frío y lluvia. Y los que tienen sangre Pumita, que jugaron un Mundial Juvenil y los que sueñan con hacerlo. Ellos también se ilusionan y lo entienden: la camiseta del “Trébol” hay que transpirarla.

Este año es la oportunidad de hacer las cosas mejor que en otros. De dejar los egoísmos de lado y hacer el último esfuerzo en un año cargado para todos. Se planificó y se empezó muy bien, y las casi 3000 personas que se acercaron a ver el amistoso frente a Pumitas fueron una muestra de ello. Ahora hay que darle continuidad.

Quizás sea porque es el último, si. ¿Pero cómo no me voy a ilusionar con el Seleccionado? Ojalá que la mística del “Trébol”, la de los cuatro colores de sus hojas representando a los clubes fundadores, se haga extensiva para todos. A vos te pido que vayas a alentar, de lo demás, quédate tranquilo. Ellos van a dejar todo para que Mar del Plata llegue lo más alto posible.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario